Nuevos vientos soplan en Milán

Como el análisis llega con varios días de retraso, decir que Silvio Berlusconi ha perdido las elecciones en Milán es una obviedad oída, conocida y comentada por todos. Sin embargo, me veo en la obligación de comenzar la entrada haciendo referencia a este hecho porque es un acontecimiento histórico que marca un punto de inflexión en la carrera política de “Il Cavaliere” y que avisa de lo que puede ocurrir en las próximas generales.

Además,  el comportamiento del primer ministro italiano en esta campaña descubre un poco más su carácter protagonista y su -espontánea- vis cómica. Y la personalidad berlusconiana, como saben, es uno de los leimotiv de este blog.

La cita electoral era, por decirlo de alguna manera, equivalente a las elecciones municipales y autonómicas españolas. Por eso, algunos amigos con los que he hablado estos días me han alertado de que es impreciso titular con “Berlusconi pierde las elecciones”, ya que él no se presentaba a la alcaldía de Milán como candidato.

Como a ellos, les diré que en este caso es totalmente acertado señalar al italiano como perdedor de los comicios. Ya se había encargado él -como acostumbra- de explicar por activa y por pasiva que Letizia Moratti era una prolongación de su persona. Claro está, no contaba con la derrota por once puntos que le endosó el pasado lunes el hasta ahora desconocido Giuliano Pisapia.

Si no me creen, deben saber que en Italia estas elecciones se celebran en dos vueltas. Tras la primera cita con las urnas, los milaneses dejaron entrever que estaban hartos de la coalición Berlusconi-Bossi (PDL-Liga Norte). ¡Y eso que el primer ministro, con su estrategia habitual, había intentado sembar el miedo en los votantes diciendo que con los comunistas -léase izquierda, centroizquierda o cualquier opción que no sea el PDL- Milán se convertiría en una “gitanópolis islámica“!

Bueno, pues después de la primera derrota, Berlusconi estaba tan asustado de perder su feudo -nació allí hace muchos años- que decidió hacer gala de sus encantos -una vez más- y aparecer en cinco informativos -de cinco cadenas distintas a la misma hora– para convencer a los electores de los peligros del comunismo y las malas artes de Pisapía.

Porque de este abogado y escritor de 62 años se han dicho muchas cosas estos meses: desde que era un extremista y un loco, hasta que estuvo condenado por robar un coche utilizado en un secuestro o que su hermano se había suicidado porque era drogadicto. Acusaciones todas infundadas e incapaces de amainar las ganas de cambio de los milaneses y del resto de italianos, ya que el centroizquierda ha arrasado también en otras ciudades como Nápoles.

Al día siguiente, lejos de seguir el ejemplo de Zapatero y entonar el mea culpa, Berlusconi aseguró una y otra vez que él no tenía la culpa de nada de lo que había ocurrido durante el proceso electoral. Es más, el mensaje que quiso transmitir a los milaneses fue muy claro y muy conciso: “Los milaneses deben rezar para a Dios para que no les pase algo malo”.

Todavía no me explico cómo no recurrió a las conjuras y las conspiraciones de los jueces para justificar su derrota, como ha hecho con todos y cada uno de los juicios que tiene abiertos. Igual es que está esperando a volver a encontrarse con Obama para contarle lo ocurrido y desprestigiar un poco más el país que, tarde o temprano, se verá obligado a abandonar.

Anuncios

2 junio 2011 at 11:18 Deja un comentario

El PSOE se equivoca, pero Chacón acierta

Por la cara de compromiso con la que Carme Chacón ha anunciado hoy que no se presenta a las elecciones primarias del PSOE, está bastante claro que su decisión tiene muy poco de “autónoma y personal”, dos palabras que ha repetido en varias ocasiones a lo largo de la comparecencia de prensa.

Probablemente, aconsejada por unos y por otros, se ha visto en la obligación de ceder para poner fin al enfrentamiento entre Patxi López (&cia) y José Luis Rodríguez Zapatero (&cia). Es decir, para permitir que haya primarias, sin que sean primarias. Pero, eso sí, que lo parezcan. La idea es cínica pero, dadas las circunstancias y las características que rodean actualmente a la política española, podría haber funcionado. El problema es que ni siquiera parecen primarias.

El PSOE se ha equivocado. No tanto hoy, que ha actuado a la desesperada por intentar apagar las llamas y centrar esfuerzos de cara al congreso del próximo sábado, sino hace unos meses. Ha sido un error garrafal no prever los malísimos resultados del 22-M. Sobre todo porque, al no haber tenido en cuenta esta debacle, habían planeado ciertas medidas de salvamento de cara a marzo de 2012. Y la elección de un nuevo candidato presidencial era fundamental para conseguir los votos de los (muchos) que no ven a Rajoy como una alternativa.

Por eso, entre otras cosas, desde el partido habían alimentado el enfrentamiento Rubalcaba-Chacón de todas las formas posibles. Porque ambos candidatos, cada uno a su manera, crean esperanza. Y eso es, precisamente, lo que lleva años necesitando España en general y la política española en particular.  Aire nuevo, o bien de la política que tiene un gran potencial, o bien del “viejo” experimentado y mejor valorado del partido.

Pero el batacazo del 22-M ha echado por tierra todo. Hasta el más optimista sabe que las elecciones de 2012 están más que sentenciadas. Aunque Rajoy no termine de convencer a nadie y las predicciones hablen de cierta recuperación económica para el próximo año. No hay mucho (o nada) que hacer.

En este contexto y, desde un punto de vista totalmente pragmático, unas primarias (reales) suponen un gasto absurdo, de tiempo, de dinero y de energías. Lo que el PSOE no ha entendido es que, a pesar de todo eso, son un procedimiento necesario. Los electores están hartos de que los políticos les tomen por tontos y les intenten engañar. Evidentemente, además de un engaño, el #dedazo que ya se comentaba en Twitter desde las 14.00 horas tiene muy poquito de democrático y mucho de dictatorial.

Chacón, sin embargo, acierta con su “retirada”. Lo hace, como quien dice, sin querer. Porque su deseo era, sin duda, seguir en la lucha para convertirse en candidata para la presidencia en 2012. Pero lo hace, creo que acierta. El PSOE tiene que empezar a pensar en 2016 y Carme Chacón es su mejor (e única) baza. Las cosas estarán más calmadas entonces, el partido estará más liberado porque no es lo mismo ser Gobierno que oposición y la cúpula tendrá que restructurarse para labrarse un futuro. Chacón es futuro, diría que es “El Futuro”, en mayúsuculas. Veremos si también es paciente.

26 mayo 2011 at 16:42 2 comentarios

Italia recupera su voz. No hay duda: es de mujer

Hace un par de semanas explicaba en este mismo blog que los ciudadanos italianos se habían quedado mudos y que eran incapaces de defender su dignidad ante el resto del mundo. Hoy, con mucho gusto, rectifico: Italia estaba afónica y, por suerte, ya ha recuperado su voz.

La he escuchado por primera vez hoy, en la céntrica Piazza del Popolo de Roma, donde cientos de miles de personas se han dado cita para protestar por la imagen que Silvio Berlusconi está dando de las mujeres. Il Cavaliere está acusado de los delitos de concusión (abuso de poder) y de incitación a la prostitución de menores. Además, recomienda públicamente a las mujeres que se busquen un marido rico para solucionar todos sus problemas. Y las azafatas de sus programas televisivos tienen que ser, por lo menos, tan explosivas como las de La Sexta. Si no, no valen.

En el mundo de Berlusconi, los padres animan a sus hijas a prostituirse con viejos como él o el representante de artistas Lele Mora para mejorar la economía de sus familias, y las higienistas dentales terminan siendo proxenetas.

Estas noticias, que son reales, son las que llegan fuera de Italia, ocupan portadas y generan cientos de comentarios. Pero conforman una imagen errónea del país.

Hoy, las mujeres normales de Italia, las que trabajan vestidas y por unos mil euros al mes, han querido ser noticia en todo el mundo. Por eso han tomado las plazas de las principales ciudades italianas y han gritado: ¡Basta! En Roma, donde yo he tenido la suerte de estar, había cientos de miles. Sobre todo mujeres, pero también hombres y niños. Muchas gritaban, otras lloraban y algunas, incluso, rezaban. Querían hacerse oír, después de mucho tiempo encerradas en sus quehaceres diarios. Porque Italia es un país machista. Machista de verdad.

Entre consignas, canciones y poemas, la plaza ha guardado un minuto y medio de silencio. Después, el grito desesperado de toda una nación: ¡Ahora, ahora! Ahora es cuando todo tiene que cambiar en Italia. Y yo, después de oír esto, no he podido evitar pensar en Egipto. En Mubarak y en Berlusconi, en las cosas que ambos tienen en común. En cómo el italiano defendió al egipcio hace unos días. En por qué lo hizo públicamente.

Y me he dado cuenta de que vivimos tiempos convulsos. Aunque en Europa, ya saben, el estado del bienestar ralentiza todo tipo de reacciones. De todos modos, estaremos atentos. Hoy, en Italia, se ha abierto una pequeña posibilidad. Un rayo de esperanza.

13 febrero 2011 at 23:49 1 comentario

Il Cavaliere pierde los papeles en TV

Increíble. Lo de la política italiana es simple y llanamente increíble. Bueno, más bien lo de su primer ministro, Silvio Berlusconi. Ya sabrán por la prensa que Il Cavaliere está acusado de incitar la prostitución de menores (vídeo). Presuntamente mantuvo relaciones sexuales con la marroquí conocida como Ruby R. cuando ésta todavía era menor edad.

La gente de la calle, como ya hice saber en la pasada entrada, ni habla, ni comenta, ni critica. Pero los medios sí lo hacen, aunque teniendo en cuenta que la mayoría son propiedad de Berlusconi -o bien porque son públicos o bien porque pertenecen al imperio mediático Mediaset- la verdad es que mucha variedad no hay.

Una de las cadenas libres e independientes -si es que todavía hay algún medio así en el mundo- es “La7”, donde ayer por la noche se emitió un especial que reflexionaba sobre la supuesta imputación de Berlusconi en el “caso Ruby” y la investigación que se lleva a cabo desde la Fiscalía de Milán.

Hasta aquí, todo más o menos normal. ¡Pero es que Berlusconi llamó al programa y entró en directo! No, yo también pensé que era un imitador, pero está confirmado: era el primer ministro italiano y, entre otras cosas, dijo esto:

“Me han llamado para invitarme a sintonizar L’Infidele (el programa). Estoy viendo una emisión desagradable, con una conducción despreciable, torpe y repugnante”.

A lo que el presentador, Gad Lerner, contestó airosamente: “Ya ha insultado bastante, ¿por qué no se presenta ante los jueces en vez de insultar? -Un inciso: es que Il Cavaliere no quiere comparecer ante l Fiscalía milanesa, no tiene tiempo, el pobre-.

En fin seguimos. “Han ofrecido tesis falsas y distorsionadas, alejadas de la realidad”, continuó Berlusconi con ganas de gresca. Lerner, por su parte, parecía que había recuperado la compostura y le pidió educadamente -aunque con un tono de voz elevado- “Siendo que usted es también mi presidente del Consejo, le invito a moderar los términos”.

Pero Berlusconi no se moderó. Al contrario, entre el griterío de unos y otros se escuchó que se refería a las invitadas del plató como “mujeres, si es que se puede llamar así”, una forma de hablar que indignó al presentador hasta el punto de referirse al primer ministro como “cafone”, que puede traducirse como “maleducado”, “incívico” o “cateto”.

Pero el primer ministro italiano, o no lo oyó o no se inmutó, así que continuó con su discurso defendiendo a su higienista dental -que según la Fiscalía de Milán podría ser la persona que controlaba a las chicas que acudían a las fiestas del mandatario- y pidiendo a una de las políticas presentes en el programa y, claro está, cercanas a su partido, que abandonase el plató.

“Invito honorablemente a Zanicci a levantarse e irse de este increíble prostíbulo televisivo”, sentenció antes de colgar. ¡Y se quedó tan pancho! No sabemos si estaría solo en casa y se fue a dormir con su nueva y desconocida novia. ¡Es un misterio!

Pero, vamos a ver. ¿Ustedes se imaginan algo así en España? Por ejemplo, ¿al presidente del Gobierno -que me perdona Zapatero por la comparación- llamando a uno de los muchos programas de Intereconomía o Libertad Digital -que me disculpe ahora La7 italiana- para protestar porque le critican abiertamente?

Yo no, me resulta inconcebible. Entre otras cosas porque se presupone que un líder político -sobre todo si está al frente de un país- tiene que estar por encima de estas cosas. Tiene que aceptar que se hable de ellos, más si estás en el ojo del huracán de una investigación policial por un presunto delito sexual. Y no perder los papeles ni la compostura.

Pero claro, hablamos de la teoría y de un supuesto país que no es Italia. Porque aquí, en la práctica, Berlusconi ha conseguido lo que llevaba buscando desde hace un par de semanas: distraer la atención y focalizar en otro asunto. Aunque tenga que ser en tus malos modos. Mejor ser un cafone que un incitador de la prostitución con menores, ¿no?

25 enero 2011 at 22:34 1 comentario

La Inercia Y Sus Peligros

Todavía no entiendo muy bien a los italianos. No porque hablen muy rápido, que también [sobre todo los de Florencia], sino porque a veces se comportan de una manera un tanto peculiar. Por ejemplo, dan los besos al revés que nosotros, primero la mejilla izquierda y luego la derecha, de modo que durante los saludos entre un italiano y un español es muy común que se produzcan momentos embarazosos.

Además, utilizan la palabra “prego” para demasiadas situaciones, muy distintas entre sí. O sea, igual te dicen “prego” como, ¿qué desea tomar?, que “prego” como de nada o “prego” como se lo ruego. Entre otras muchas acepciones que todavía estoy investigando.

Tampoco te dan el cambio en la mano: uno va a comprar a un supermercado, tiene que pagar veinte euros y las vueltas siempre -al menos eso creo- las dejan encima de una vitrinita, nunca te las dan directamente. Como en el casino, que se debe poner el dinero sobre el tapete para que el croupier lo recoja después. Pues eso, algo así. ¡Ah! También acortan muchísimo las palabras y los nombres. Seguramente, de ser romana sería Sa’ o Sar’ a lo sumo. En serio.

Pero, bueno, a lo que vamos. Lo que realmente no entiendo de los italianos  es su actitud hacia la política, de la que, por cierto, tampoco comprendo nada. Pero ése es otro tema. El caso es que Berlusconi está presuntamente implicado en un escándalo sexual con una menor, con la marroquí Ruby R., que asistía a las fiestas del mandatario en su residencia milanesa de Ancore. Asistía para lo que asistía, ya me entienden. Pues la gente ni se inmuta.

Vale, que la niña parece que tiene el doble de edad y que muy inocente no tiene que ser… pero ¡era una menor! ¡Y el primer ministro del país está acusado de incitar la prostitución de menores! Pues nada, la gente de la calle no lo habla, no lo comenta, no lo critica. Y no creo yo que los italianos sean tan puristas como los ingleses en materia de “intimidad política”.

Quizá están ya “curados de espanto” y no quieren saber nada, ni del bunga bunga de Berlusconi, ni de la imagen del país en el exterior. Probablemente. Eso o que sienten una especie de vergüenza ajena que les impide hablar del tema. No lo sé.

Yo os juro que estaba muy preocupada. Porque no me parecía normal que algo así se pueda pasar por alto: los niños son intocables en todos los países, ¿no? Menos mal que hoy he descubierto que hay otra Italia que sí protesta, que sí se lleva las manos a la cabeza con estos temas. Y, sobre todo, que sí está harta de las fiestas y los corrillos de su máximo dirigente político.

Pero para comprobarlo me he tenido que ir, cámara en mano, a las puertas del Parlamento italiano. Allí había decenas de personas que, sin pancartas ni gritos, querían mostrar su rechazo a Berlusconi. O a la situación, no me ha quedado muy claro.

Y he respirado un poco más tranquila. Quiero pensar -y pienso- que en España sería distinto, que todos hablaríamos del tema, lo condenaríamos, exigiríamos explicaciones y, sobre todo, no lo pasaríamos por alto. ¡Por Dios, que no me equivoque!

19 enero 2011 at 19:11 3 comentarios

El Berlusconi Publicista y Comercial

Dirán que estoy obsesionada con Silvio Berlusconi y puede que tengan razón. ¡Pero es que hay tanto que contar sobre este hombre! Ahora estoy leyendo un libro -otro- en el que el periodista Alexander Stille cuenta cronológicamente su vida, desde que fue un animador de cruceros hasta que se convirtió en Primer Ministro de Italia por segunda vez.

Del Berlusconi chorizo, corrupto y bufón hay miles de historias, incluida la que les relaté en la anterior entrada, que todavía me pone los pelos de punta. Y eso que no es la peor. Pero en el libro también hay otro Berlusconi: el vendedor y el publicista, que es igualmente interesado, manipulador y peligroso, pero que plantea estrategias de venta muy interesantes e innovadoras. Y muy graciosas.

Aquí les dejo un mensaje que transmitió a sus discípulos en una charla comercial y que la semana pasada me hizo soltar más de una carcajada en el metro. Versa sobre ‘il cliente stronzo’, que viene a ser algo así como el ‘cliente gilipollas’. Y de esos hay en todos los países.

Éstos son los clientes a quienes debemos conquistar a toda costa, los clientes que no deben escapar, los clientes a los que debemos llegar por encima de cualesquiera otros. Porque cuando se levantan por la mañana y se miran al espejo, ¿qué ven? A un gilipollas. Día tras día, cada mañana, siempre la misma imagen horrenda… Y así, los caballeros que pertenecen a esta categoría están de mal humor desde el momento en el que se levantan y siguen así el día entero… Dado que son unos gilipollas, todo el mundo los trata como a gilipollas, pues eso es efectivamente lo que son… Pero ahí es donde aparecéis vosotros, con vuestro arte y vuestra astucia. Todos tratan al gilipollas como tal, de modo que si alguien lo trata de otro modo, el gilipollas se sentirá agradecido, extremadamente agradecido, y será menos gilipollas. Así brindamos un servicio a la humanidad…

A mí me pareció genial, así que se me ocurrió compartirlo con todos ustedes. Intuyo que este último mes que me queda en España antes de instalarme en Italia será así: con historias del calcio, de Roma y de Berlusconi poblando este blog. Les pido perdón de antemano, por si les resulta cargante.

30 noviembre 2010 at 16:28 Deja un comentario

Historias de Berlusconi I

Le estoy cogiendo el gusto a los libros de Enric González. Están bien escritos y te enseñan muchas cosas. Además, dos de ellos hablan de Roma y un tercero de Londres. ¿Se puede pedir más? Sí, claro, algo siempre hay: que se editen en bolsillo. Pero veo que no están por la labor en RBA, así que… a lo que vamos. En esta entrada quiero contarles algo que he descubierto en las páginas de “Historias de Roma” y que me ha dejado alucinada, sorprendida y preocupada.

Por ese orden. Primero pensé que era una broma, después me costó asimilarlo y, por último, me eché a temblar. Sí, hablo de una historia relacionada con Silvio Berlusconi, pero que conste que yo iba sin prejuicios -¿no les digo que me ha sorprendido?-.

De hecho, reconozco que es un hombre que despierta [en presente] todo mi interés. No por el poderío sexual del que él presume cada vez que tiene ocasión y que a mí me da cierta grima, sino por la revolución política que ha supuesto en su país y por las relaciones que ha estrechado entre la política y la televisión. Y ojo, que me interese no quiere decir que esté de acuerdo.

En cuanto a lo que me sorprendió tanto, les avanzo que es una historia que viene de lejos, más concretamente de finales de los años cincuenta. Por entonces, los marqueses Casati Stampa -de buena familia y con mucho dinero- tenían varias residencias palaciegas a su nombre, entre ellas una especialmente valiosa en Arcore (cerca de Milán), con más de diez mil libros antiguos (muchos incunables) y una pinacoteca cuyo valor resultaba incalculable. También tenían una hija, Annamaria.

Por razones que no vienen al caso, el matrimonio se separó y el marqués volvió a casarse con una joven muy guapa, Anna Fallarino. Es curioso saber que Casati Stampa disfrutaba mucho cuando su segunda mujer mantenía encuentros sexuales con otros hombres y él los fotografiaba. Sin embargo, un día la joven conoció a un hombre [fascista] del que se enamoró de verdad, Massimo Minorenti y al marqués dejó de gustarle la idea de compartir a su dama.

Un día de 1970 Casati Stampa mató a tiros a Fallarino y a Minorenti. Y después se suicidió. La herencia, tras varias disputas legales, fue a parar a manos de la hija de su primer matrimonio, Annamaria, que todavía era menor de edad. Rápidamente contactó con ella un abogado llamado Cesare Previti [¿les suena?], que se convirtió en su tutor legal. En 1973, la chica decidió poner en venta la residencia de Arcore aunque especificó que quería mantener intactas los libros y las pinturas.

Previti le dijo que había encontrado un muy buen comprador, pero la venta sólo podía llevarse a cabo con el patrimonio artístico. También le dijo que el precio era increíblemente bueno. La joven aceptó y vendió un palacio y miles de obras de arte por, aproximadamente, 500 millones de liras, unos 260.000 euros. O sea, por una cantidad ínfima.

Pero la cosa no acaba ahí. El pago de la vivienda se acordó a plazos y sin liras de por medio: sólo con acciones de una inmobiliaria llamada Edilnord [¿les suena?]. Cuando la joven quiso venderlas, no encontró comprador y finalmente tuvo que revendérselas al nuevo inquilino de la finca. Eso sí, por la mitad de su valor original: es decir, por 250 millones de liras, unos 130.000 euros, que fue el precio final de la mansión. ¡Ah! También tuvo que seguir pagando los impuestos que gravaban la propiedad incluso sin vivir en ella. No es broma.

Por si alguien no lo ha descubierto aún, el propietario de la villa de Arcore es Silvio Berlusconi y Cesare Previti, que ya ha estado condenado varias veces, era y es su mano derecha [una de sus manos derechas]. Han estado juntos desde el principio, lo que quiere decir que Previti era abogado de Annamaria y de Berlusconi al mismo tiempo. A quién defendió mejor no creo que haga falta comentarlo.

24 noviembre 2010 at 22:20 Deja un comentario

Entradas antiguas


Tú Opinas

Sígueme en Twitter

Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031