Archive for noviembre, 2009

Honduras Y La Cumbre Iberoamericana

Deberían haber cambiado el lema de la reunión porque resulta hasta cómico. “Innovación y Conocimiento” no es precisamente el problema fundamental que va a abordarse en la Cumbre Iberoamericana, que se inaugura mañana por la noche en la ciudad portuguesa de Estoril. De hecho, no creo que se le dedique ni siquiera unos minutos de cortesía.

La mayoría de las intervenciones versarán en torno a una crisis nacional, la de Honduras, que sigue estancada y que cada día parece más difícil solucionar. El país que presiden Roberto Micheletti y Manuel Zelaya es el segundo más pobre de América [sólo por detrás de Haití] y, actualmente, está más dividido que nunca. Los partidarios de uno y de otro, al igual que sus defendidos, son incapaces de ponerse de acuerdo. Y desde fuera, a excepción de Estados Unidos y Costa Rica que llevan trabajando en la negociación desde el principio, se prefiere ver los toros desde la barrera. Al menos en este momento. Porque durante los comienzos España fue el primero en proponer la retirada de embajadores y a la UE le faltó tiempo para congelar 66,5 millones destinados a ayudar a Honduras.

Todo para hacer presión y que Manuel Zelaya volviera al país como Presidente [¿legítimo?] lo antes posible. No quiero entrar en valoraciones en esta entrada porque dentro de poco analizaré, desde mi punto de vista, todos los errores cometidos por unos y por otros, así como las posturas adoptadas por la Comunidad Internacional y la OEA frente a este conflicto.  Pero eso será otro día. Hoy hay otros temas más inmediatos que analizar.

Como decía, mañana comienza la Cumbre Iberoamericana pero es que, además, teóricamente se van a celebrar las elecciones nacionales en Honduras con Porfirio Lobo como candidato mejor posicionado para la victoria. Algunos llegamos a pensar que de esta forma se podría poner fin al enfrentamiento, pero ni siquiera hay acuerdo en torno a esta llamada a las urnas. Muchos países no reconocen las elecciones como legítimas y, por tanto, resulta complicado soñar con que puedan llegar a solucionar nada.

Brasil es el máximo representante de esta postura de rechazo y, con el carismático Inácio Lula Da Silva a la cabeza, desde mañana intentará explicar al resto de asistentes por qué no pueden ser aceptadas unas elecciones que, según él, provienen de un golpe de Estado. Por suerte, Hugo Chávez faltará a la cita y todos nos ahorraremos escuchar nuevos llamamientos a la insurrección y a la guerra, además de las soeces que suelen decorar todos sus discursos.

Tampoco estarán Evo Morales [Bolivia], Tabaré Vázquez [Uruguay], Daniel Ortega [Nicaragua], Álvaro Colom [Guatemala] y Fernando Lugo [Paraguay], todos muy ocupados en procesos electorales o asuntos domésticos. Raúl Castro ha sido el último en borrarse de la lista, pero también lo ha hecho, enviando en su lugar al Ministro de Exteriores cubano Bruno Rodríguez. ¡Y luego se muestran tan preocupados por los hondureños y por la falta de unidad en su continente!

Veremos qué podemos sacar de estas jornadas de reflexión y si, de una vez por todas, se abandonan las pretensiones personales de los líderes políticos de cada país y se saca a Honduras de una situación que, de seguir así, es más que probable que termine en una Guerra Civil. Y después… ¿a quién le va a importar lo que pase en Honduras?

Anuncios

28 noviembre 2009 at 22:04 Deja un comentario

El Aborto Aprueba, Pero Deja Dudas

Desde hace unas cuantas horas, el proyecto de Ley del Aborto está más cerca de ser una realidad legal en España. Lo ha conseguido después de cinco enmiendas a la totalidad, gracias a 183 votos y el apoyo de 162 diputados del PSOE, PNV, ERC-IU-ICV, NaBai y BNG. El Mundo dice que ya ha logrado superar el primer trámite [parlamentario, se sobreentiende], pero que nadie se confíe demasiado porque todavía le queda mucho camino por recorrer.

Bibiana Aído se ha dado cuenta de la complejidad del tema y, viendo que hasta los propios diputados que han votado sí a la propuesta no tienen claro el punto más polémico de la Ley, ha afirmado que durante la tramitación “se intentará encontrar un punto de equilibrio”. Como elemento controvertido nos referimos, como no podía ser de otra manera, a la posibilidad de que las menores de 16 años puedan abortar sin consultar a sus padres.

Yo también tengo mis dudas al respecto. Los niños de 16 años son eso: niños. Sus padres son, en gran medida, responsables de sus actos; no pueden ir a las cárceles y, si me apuran, no pueden ni siquiera decidir sobre cuestiones “personales” como el consumo de alcohol o el tabaco porque, legalmente, no pueden acceder a ellos. Entonces, ¿por qué dotar de autonomía a esa misma niña en este tema?

No sé hasta qué punto ella tiene derecho a decidir sobre tener a su hijo o no tenerlo cuando son los padres los que tienen que encargarse de todo lo demás. Porque, ¿cuántas personas de 16 años están capacitadas para criar a un hijo? Y, lo que es peor, ¿cúantas de esas personas capacitadas tienen dinero suficiente para hacer frente a todos los gastos que un niño trae consigo?

Son muchas las preguntas que se me vienen a la cabeza, pero sólo esbozaré una más: ¿por qué el Gobierno se mete en estos jardines? La opinión pública está que trina con la crisis, la corrupción y el paro. Se sabe que el tema del aborto, aunque responde a una necesidad social contrastada, es polémico por naturaleza. ¿Por qué añadir elementos que dificulten más el proceso de su aprobación?

Si se hubieran centrado en lo realmente importante [la interrupción libre hasta las 14 semanas] y se hubieran alejado de controversias innecesarias [edad], habría menos gente en contra. Porque, como ya he dicho, para una gran mayoría de españoles el aborto es ya una realidad [hasta José Bono lo dice]. No está regulado, pero el que quiere/necesita abortar lo hace. Y no marchándose a Londres, como hace años.

A los que se manifestaran en contra podría explicársele que se trata de un derecho y no de una obligación. Y que si su religión o su moral personal se lo prohíben, no tienen por qué acogerse a esta práctica. Seguirían en contra pero, tal y como pasó con el matrimonio homosexual, irían perdiendo fuerzas y voz con el paso del tiempo.

Ahora es diferente. Todos los padres se han puesto en guardia e, incluso muchos de los que no somos padres, dudamos acerca de la positividad de esta cláusula. Acerca de la legitimidad de la misma y, sobre todo, de su efectividad. Porque está comprobado que los chavales tienen cada vez más autoridad frente a los padres. Y esto, a fin de cuentas, les haría sentirse más fuertes, más poderosos y más independientes de lo que se puede ser con esa edad. Por mucho que a algunos les cueste reconocerlo.

26 noviembre 2009 at 20:41 3 comentarios

Una Nueva Europa, La Misma España

Sigo pensando que Felipe González hubiera sido un gran Presidente para la Unión Europea y, sin embargo, tengo que reconocer que sentí cierto alivio al saber que ni siquiera se presentaba como candidato. Lo digo con suma tristeza porque esta reflexión no viene sino a demostrar la escasa confianza que tengo en la política española. Ojo, no quiero decir con esto que los líderes de nuestro país no estén capacitados para dirigir la nueva Europa (reitero lo escrito en la primera línea) o que, como dicen muchos, España sea un país que todavía no se ha desarrollado suficientemente para este tipo de responsabilidades.

Lo que yo pienso es algo mucho más pragmático. Si Felipe González [o Miguel Ángel Moratinos, o José María Aznar o cualquier otro político español] hubiese conseguido llegar hasta la cúpula de poder de la UE, estoy convencida de que habría sido peor el remedio que la enfermedad.

Me explico: por un lado, imagínesen a Leire Pajín con el puño en alto presumiendo del éxito cosechado por el Partido Socialista y anunciando a los cuatro vientos la importancia de los encuentros entre el ex-Presidente español y Barack Obama. Si quieren, póngale el himno de la Internacional de fondo.

Por otro, traten de visualizar a Soraya Saenz de Santamaría [con vestido negro ajustado o no, según prefieran] sacando los trapos sucios de la entrada de España en la OTAN y recordando cómo los GAL hicieron todas sus fechorías durante el mandato de González.

Saben igual que yo que después de estas declaraciones que he puesto de ejemplo vendrían muchas más. Tantas como para eclipsar una noticia tan importante para España como la de que un político de este país formara parte de un proyecto ambicioso para diseñar una nueva Europa.

Pero, ¿qué sentido tendría que España participara activamente en esta iniciativa? En Europa se busca la unidad política de 27 países, cada uno de su padre y de su padre, dispuestos a ceder en favor de una representatividad común. En España, un solo estado de algo más de 45 millones de habitantes, lo que se persigue es la crispación. Es la división en dos bandos que nunca pueden dejar de estar enfrentados. Es la posibilidad de presumir de lo propio y desacreditar lo ajeno.

Más de uno me dirá que todo esto es marca de la política y que en todos los lugares pasa lo mismo, pero no es verdad. Bélgica entera está dando saltos de alegría por el nombramiento de Herman Van Rompuy como Presidente de la Unión Europea. Toda Inglaterra había preparado con sumo cuidado la candidatura de Tony Blair para que si éste no salía elegido lo hiciera otro de los suyos, en este caso la laborista Catherine Asthon. Y qué decir de los franceses y alemanes, que desde la sombra, saben que siguen llevando las riendas del viejo continente. Todos contentos.

Menos los españoles, que no sabemos lo que es disfrutar de un triunfo político porque tampoco sabemos lo que significa la palabra unidad en este ámbito de la vida [la política] que, nos guste o no, casi siempre está presente. Todo por lo nefasto de nuestro pasado.

El deporte ha conseguido que tener una bandera de España en casa y emocionarse con el himno del país donde vives no sea motivo de vergüenza, linchamiento o catalogación de franquista. Ha conseguido que sea una opción tan legítima como cualquier otra. Y parecía imposible.

¿Podremos algún día conseguir que la mayoría de los españoles, sean del partido que sean y tengan la ideología que tengan, se alegren de que uno de sus políticos sea valorado por el resto de países del mundo? Y que nadie piense lo que no es: que la unidad política de España es compatible con todo tipo de nacionalismos, y que nada tiene que ver con la retórica franquista que tanto daño nos ha hecho a todos.

22 noviembre 2009 at 22:55 Deja un comentario

Epi, Blas Y La Crisis De Los 40

Antes de comenzar a escribir este artículo les voy a pedir una cosa: por favor, no tengan en cuenta el hecho de que estas felicitaciones llegan con ocho días de retraso. Piensen, por el contrario, que los cuarenta hay que celebrarlos por todo lo alto y que, claro, con personalidades de la talla de Michelle Obama, este pequeño blog no puede competir.

Que, ¿por qué meto a esta mujer en esto? Porque fue la primera dama de Estados Unidos la que tuvo el privilegio de acoger el cuadragésimo cumpleaños de Barrio Sésamo, ese serial educativo que ha triunfado [y sigue triunfando] generación tras generación. Pero no se preocupen, que hoy los protagonistas no son políticos, sino muñecos de felpa, títeres, marionetas y actores disfrazados que, por encima de cualquier cosa, nos hicieron pasar grandes momentos delante del televisor.

Quizá el personaje que recuerdo con más cariño sea el de Espinete que, si bien no existía en la versión original estadounidense, fue el protagonista fundamental de la edición española y cumplirá 30 años el próximo mes de diciembre. Era, para los que no se acuerden, un erizo gigante rosa que compartía aventuras y conocimientos con Julián, el tendero, Chema, el panadero, Ana, la hippy y, por supuesto, su gran amigo Don Pimpon. Era un ser entrañable y, además, un ejemplo a seguir para todos los niños que tuvimos el placer de conocerle. Nada que ver con el Shin Chan de ahora, maleducado e impertinente donde los haya.

Pero Espinete no era el único que hacía de este programa un algo tan especial. También estaban Coco, el monstruo de las galletas; la rana Gustavo, el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo, Elmo, pequeño, rojo y peludo; y por supuesto, Epi y Blas. ¿Se acuerdan? Eran esa pareja de muñecos de felpa tan diferentes: uno alto, otro bajo, uno risueño, otro gruñón, uno naranja, otro amarillo; y al mismo tiempo tan amigos. Una amistad que perdura desde hace cuarenta años y que, ni siquiera la soez de Padre de familia que los representó como una pareja de homosexuales que compartían algo más que cama, ha conseguido empañar.

Para ellos empieza un momento duro en su vida. No sólo porque cumplen 40 años y, con ellos, llega la crisis que tantos hombres aquejan, sino porque ahora tienen que lidiar con una generación nueva. La de los chavales que prefieren los Pokemon a Heidi, y que no saben quién es la abeja Maya, ni por qué lloraba tanto Marco. Pero no pasa nada. Estoy segura de que sabrán adaptarse a los cambios, y que estos niños que hoy se emocionan con las historias de los vecinos de Barrio Sésamo en su sofá, mañana escribirán una entrada en un blog para conmemorar su 80 aniversario y ponerse un poco más melancólicos de lo normal.

18 noviembre 2009 at 21:48 Deja un comentario

Copenhague Muere Antes De Nacer

Era de esperar y, sin embargo, decepciona. Quizá porque se habían depositado muchas esperanzas en esta cita internacional, o quizá porque la Cumbre de Copenhague llegó a simbolizar el fin de los privilegios del Protocolo de Kyoto. Nada más lejos de la realidad.

Líderes mundiales con las manos entrelazadas.

Hoy, un mes antes de la celebración de este evento, ya se sabe que no va a servir de nada. No se ha dicho con estas palabras, pero que China y Estados Unidos anuncien que va a ser imposible llegar a un acuerdo en la capital danesa viene a significar exactamente lo mismo. Y es que las dos naciones más contaminantes del mundo están comprometidas con el medio ambiente, pero un poco, sólo un poquito [como diría mi sobrino Marcos].

En fin, que Barack Obama y Hu Jintao no quieren comprometerse a reducir las emisiones de CO2 por el momento. Para contentar a la opinión pública, eso sí, lo que proponen es poner en marcha un acuerdo de dos etapas. La primera, la de Copenhague, para elaborar un escrito de buenas intenciones y convencer al mundo de lo importante que es el planeta para sus respectivos países. La segunda sería la de los compromisos serios y las obligaciones legales.

¿Cuándo y dónde? Aún no se sabe. Dicen que el escenario podría ser la conferencia de México del próximo año. Pero puede que sí o puede que no. Sólo depende de ellos. Es lo que tiene el Derecho Internacional, que ni regula, ni obliga, simplemente recomienda.

15 noviembre 2009 at 23:44 1 comentario

Vergüenza [Propia Y Ajena]

El Alakrana tendrá que esperar. Quiero decir [no me malinterpreten] que el artículo sobre el secuestro del pesquero español no lo escribiré hoy, como estaba previsto, sino más adelante. La razón de este cambio tiene que ver con los deportes [más concretamente con el fútbol], un tema que no trato a menudo en este blog pero que, como muchos de ustedes saben, me fascina.

Los jugadores del Alcorcón festejando su victoria contra el Madrid.

Imagino que por el título sabrán a lo que me refiero: a la caída del Real Madrid en la Copa del Rey en dieciseisavos de final. Pero, no se confundan. A diferencia del resto del mundo, yo no quiero hablar del partido que ha enfrentado a los de Pellegrini con el Alcorcón. No quiero lamentar los tres palos (dos de ellos largueros) y el penalti no pitado a Rudd Van Nistelrooy. Ni siquiera quiero dar la enhorabuena a los chavales de Alcorcón, ni repasar el ridículo de la ida en Santo Domingo. Lo que realmente me lleva a escribir esta entrada es la vergüenza que he sentido hoy viendo el encuentro. Y no ha sido por los jugadores, ni por el marcador, ni siquiera por caer a la primera en Copa del Rey. Ha sido por el espectáculo que he vivido en el bar donde estaba viendo el partido.

Para ponernos en situación diré que llevo viviendo en Alcorcón desde que nací (de hecho, no soy de Alcorcón porque en su momento aquí no había ningún hospital). Para más inri, he jugado nueve años en el equipo de fútbol sala de la ciudad. Pero, ¿qué le vamos a hacer? Toda la vida he sido (y sigo siendo) del Real Madrid. Por eso no puedo alegrarme de la victoria de estos chavales, porque se enfrentaban contra mi equipo y porque, aunque les deseo lo mejor a partir de mañana, hoy me han amargado la noche.

Dicho esto, iré al grano. No me gusta ver el fútbol en los bares, pero no tener Canal Plus me ha obligado a ir a uno de ellos. Allí, a diferencia del resto de domingos donde abundan las camisetas de Benzema, Raúl y Cristiano Ronaldo, nada más que había alcorconeros. Pero de toda la vida, ¿eh? De estos que aplauden cuando el portero (por cierto, para la mayoría de ellos, que ni siquiera sabrán su nombre, se llama Juanma) para una pelota, que gritan cuando los delanteros se acercan a la portería de Dudek. Y que, cuando termina el partido, cantan orgullosísimos la serenata de “Yo soy de Alcorcón, de Alcorcón, de Alcorcón” y pitan por las calles con su coche.

Kaka tras la derrota madridista frente al Alcorcón.

Esos mismos que el resto de fines de semana, mientras que el Alcorcón juega en los pésimos campos de 2ºB (es la división en la que juegan estos chicos, para los que tampoco les haya dado tiempo a mirarlo en su rápida conversión futbolística), ellos se van al bar a tomar sus cervecitas y animar a su equipo. Bueno, rectifico, a un equipo de primera división que les debe caer simpático. Porque yo entiendo que a mi amiga Maribel, que el fútbol se la trae al pairo, se alegre de que gane el equipo de su ciudad. Más incluso entiendo que un antimadridista se alegre de todos los males que le pasen a este equipo. Y que cualquiera de otro club prefiera la victoria del pequeño. Pero es que hay muchos que dicen ser del Madrid que hoy se han sumado al carro de ser del Alcorcón. Y lo siento, pero no puedo entenderlo. Por mucho que me empeñe.

Porque, además, ¿saben qué? Que los que dicen ser de Alcorcón, de Alcorcón, de Alcorcón, son los mismos que en cuanto que el Real Madrid gana un título se enfundan la camiseta (falsa o verdadera) y salen a celebrarlo. Sí, sí, a bañarse en las fuentes de aquí de Alcorcón, a subirse encima de los coches y, si me apuran, a cantar el himno del Madrid a voces. Y, la verdad, me da rabia y, sobre todo, vergüenza ajena. Porque no son del Madrid, porque un madridista no puede alegrarse de que le echen de una competición a la primera de cambio. Porque no me creo que en Alcorcón, como en el bar donde he visto el partido, el 95% de los habitantes sean de otro equipo diferente al Madrid.

En conclusión: que es una vergüenza con todas las letras que la afición (buena parte de la afición) del Real Madrid sea tan mediocre. Ésa es la vergüenza ajena a la que se refiere mi titulo. La vergüenza propia es la de tener que compartir equipo con este tipo de gente. Eso sí, cuando a ellos les conviene decir que son forofos del mejor club de fútbol del siglo XX.

11 noviembre 2009 at 00:27 4 comentarios

Una Matanza Militar, Otro Problema Para Obama

Seguimos con el mismo problema, pero cambiamos de escenario y de protagonistas [así la historia parece otra completamente distinta]. Ahora toca trasladarse a Estados Unidos, más concretamente a la base militar de Fort Hood [Texas], donde el jueves se produjo un tiroteo que acabó con trece muertos y una treintena de heridos. No fue un enfrentamiento entre bandas rivales, sino un atentado organizado por uno de los militares que trabajaba allí como psiquiatra especializado en estrés postraumático.

Barack Obama, preocupado por los problemas de EEUU.

En este caso, el asesino tiene también nombre y apellidos. Se llama Nidal Malik Hasan, suma 39 años de vida y, al menos hasta ayer, prestaba sus servicios profesionales a la organización militar más poderosa del mundo: la estadounidense. Además añado, porque viene al caso [ya lo verán], que desciende de familia jordana y que, en un formulario de su mezquita con el que buscaba una esposa devota y fiel, registró su nacionalidad como palestina [había nacido en el estado de Virginia].

El jueves me sorprendió la noticia porque, aunque ya son muchas las matanzas registradas en el que se hace llamar país de las oportunidades, siempre llama la atención que los miembros de un ejército se maten entre sí. Sobre todo cuando, como bien apuntó Barack Obama en su intervención ante los medios, la opinión pública está criticando abiertamente las pérdidas registradas en el exterior.

  • “Este asalto ha sido consecuencia de un horrendo brote de violencia. Si ya es una tragedia perder soldados en el extranjero, mucho más horrible es que hayan caído bajo el fuego de una base del Ejército en suelo estadounidense. Como comandante en jefe me voy a asegurar de que se obtienen todas las respuestas a este terrible incidente.”

Las respuestas de las que se hacía eco Obama van llegando poco a poco. Ayer, por ejemplo, se descubrió que el organizador del asalto, que permanece ingresado pero fuera de peligro, estaba preocupado por su posible cambio de destino. Al parecer, el Pentágono no había confirmado todavía ese nuevo lugar de trabajo, pero Malik Hasan estaba convencido de que acabaría en el frente afgano. Y, a juzgar por los hechos, debe ser que la idea no le hacía mucha gracia.

Un militar estadounidense consuela a un familiar de una víctima.

Quizá “simplemente” fue un episodio de locura, o una forma intolerable de llamar la atención de la Casa Blanca en un momento clave en la reorganización de Oriente Medio. Pero nada es seguro. Aún no se han podido esclarecer las causas que pudieron llevar a este individuo a hacer lo que hizo. Y en esta incertidumbre hay teorías para todos los gustos.

Algunos expertos creen que no se trata de un atentado individual y que Hasan actuó en nombre de un grupo extremista. Una postura que va cogiendo peso a medida que varios testigos reconocen que el ataque vino precedido de la frase “¡Ala Akhbar!” [Alá es grande], y que sus vecinos cuentan que en cierta ocasión Hasan les entregó en mano un Corán y les obligó a leer un pasaje en su presencia.

Sea como fuere, lo cierto es que la violencia ha vuelto a aparecer en Estados Unidos. Y eso, si siempre es un problema, ahora mismo es una catástrofe. Sobre todo si se tienen en cuenta el resto de problemas que persiguen a Obama desde que ocupó la presidencia: la reforma sanitaria, la crisis económica, el cierre de Guantánamo… Y, por supuesto, la  estrategia a seguir en Afganistán.

Si se confirma, como dicen, que Hasan cogió el arma para evitar su traslado al país de Karzay, buena parte de la opinión pública puede presionar todavía más para que se desmilitarice la zona lo más pronto posible. Pero a mí, que la desmilitarización no me parece tan buena idea como a los norteamericanos, me preocupan otras cosas. ¿Habrán conseguido los grupos extremistas árabes penetrar en el ejército de Estados Unidos? ¿Tendrá Obama a parte de sus enemigos infiltrados en su propia casa? ¿Tomarán ejemplo otros soldados que no quieran marcharse al frente y cogerán las armas para hacerse escuchar? ¡Cuántas preguntas! Y todas ellas están dirigidas a un mismo destinatario: Barack Obama. Pero para él no sólo son preguntas, son complicaciones. Más complicaciones.

¡Alá Akhbar!

7 noviembre 2009 at 14:35 Deja un comentario

Entradas antiguas


Tú Opinas

Lo más leído

Sígueme en Twitter

Calendario

noviembre 2009
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30