Archive for diciembre, 2009

Un Año Más [O Un Año Menos]

Parece que el último día de cada año es siempre el mejor momento para detenerse un instante y analizar lo que se ha conseguido [y lo que se ha dejado escapar] en los últimos doce meses. Parece, también, que el 31 de diciembre es la jornada de los resúmenes, de los homenajes y, como no, de los buenos propósitos. Un día especial y diferente que, aunque no suele ser ni el mejor ni el peor del año, supone un punto de inflexión para la mayoría.

Por eso he pensado mucho sobre cómo debía enfocar esta entrada. Tengo claro que no quiero hablar de la muerte de Michael Jackson, ni recordar los acontecimientos más importantes del ámbito internacional. Pero tampoco creo que sea adecuado dedicar todo el artículo al atentado suicida que hoy ha acabado con la vida de ocho agentes de la CIA en Afganistán. Quiero que sea algo distinto, aunque nada demasiado personal, sentimental, o cursi.

Así que, al margen de la actualidad, diré que 2009 ha sido un año complicado, pero positivo. Que las decisiones que he tomado han resultado ser las acertadas y que, a pesar de haber recibido algún disgusto que otro, sólo puedo decir que estoy realmente satisfecha. Además, de cara a 2010, las expectativas son mucho más que alentadoras: se abren nuevos horizontes profesionales [los soñados] y las relaciones personales siguen su curso a buen ritmo. Eso sí, con una primera parada en Las Vegas y Los Ángeles que, aunque en cierta medida significa el final de estos cinco años de Universidad, ha conseguido unirnos a todos un poquito más.

Pero sé que, aunque para mí el balance es positivo, para muchos otros este año ha sido trágico. Sin ir más lejos, las noticias de este 31 de diciembre son fundamentalmente tristes. Por un lado, el ya mencionado atentado talibán. Por otro, una matanza en un centro comercial de Finlandia y un incendio en Barcelona. Todo ello además del robo de un cuadro de Degas en Marsella y de las ya tradicionales subidas anuales de los precios.

A pesar de todo hoy hay que ser, si cabe, un poco más positivos. Pensar, por ejemplo, que esta Nochevieja será la primera de muchas que compartiremos en este blog, y que el 2010 se recordará por ser el año del comienzo de la recuperación económica. Para los menos optimistas basta con que crean que las cosas no irán a peor. Y para los más pesimistas lo mejor es que dejen de pensar hasta el día de mañana.

Eso sí, a todos ellos – los más crédulos y los más incrédulos – les dejo una canción de Mecano que, además de dar nombre a la primera parte de esta última entrada del año 2009, siempre me recuerda que hay momentos en que la desunión en España [que tanto me saca de quicio] desaparece.

¡Feliz 2010!

Anuncios

31 diciembre 2009 at 17:44 Deja un comentario

China Y El Derecho A La Vida

Ya sé que hoy no es el mejor día para fiarse de lo que ponen los periódicos españoles, pero la verdad es que tampoco creo que nadie se atreva a jugar con un tema como éste. Además, las inocentadas están cada día más pasadas de moda, y muy pocos son los que continúan riéndose ante estas falsas informaciones [lo del muñequito blanco a la espalda, si me perdonan, lo obvio]. Sobre todo porque, cuando son verdad y no les das la importancia que se merecen, después te sientes como un verdadero estúpido.

Yo no me pude sentir así porque sólo tenía seis años cuando ocurrió, pero seguro que muchos españoles compartieron esa sensación cuando en 1993, tal día como hoy, radios y televisiones se hicieron eco de la intervención del Banco de España en Banesto, y del escándalo de Mario Conde. Como digo, sentir no sentí nada, pero acordame me acuerdo. De mí volviendo de La Plaza Mayor de comprar artículos de broma, de mi familia comentándolo en casa de mi abuela y, sobre todo, de la cara del mismo que hoy, mucho más viejo y demacrado, se sube a La Noria para canonizarse como un nuevo Santo.

Estas cosas tan raras suelen pasar muy a menudo. Me refiero a que los delincuentes, años después de cumplir su condena, hagan apología de la moral y la bondad humana; y también que nosotros, los ciudadanos, nos acordemos antes de los verdugos que de las víctimas. Somos así de morbosos, ¡qué le vamos a hacer!

Pero volviendo al tema de hoy [muy relacionado, por cierto, con víctimas, verdugos, inocentes y culpables], diré que mañana puede producirse una nueva ejecución en China. El afectado es un ciudadano británico de 53 años de edad que, en septiembre de 2007, fue detenido por introducir cuatro kilos de droga en el aeropuerto de Urumqi (Xinjiang) y que, tras un juicio de media hora de duración, fue condenado a la pena capital. Los familiares han vuelto a pedir clemencia a las autoridades asiáticas, aduciendo los problemas mentales de Akmal Shaikh, y explicando que el hombre fue engañado por una banda de criminales para introducir en el país la maleta cargada de sustancias ilegales.

  • Rogamos a las autoridades chinas compasión y clemencia para ayudar a reunir a esta familia destrozada. Estamos totalmente convencidos de que no está en su sano juicio y de que necesita medicación

La verdad es que estas explicaciones no suenan demasiado creíbles, pero tampoco cabe en la cabeza de nadie que en treinta minutos pueda tomarse la decisión de matar o no a una persona. Incluso los gladiadores romanos disponían de más tiempo para convencer a su público de que merecían seguir viviendo. Y hablando de la cultura italiana: hoy el Coliseo de Roma, donde antaño murieron tantos inocentes, es un símbolo de los derechos humanos que, entre otras cosas, condena enérgicamente la pena de muerte.

Casi nadie lo sabe, pero desde 1999, cada vez que un país deroga la pena o que una sentencia capital es conmutada, este impresionante monumento romano ilumina todos sus arcos con unas luces amarillas que se prolongan durante 48 horas. La última vez que se encendieron fue durante el pasado mes de abril. Ojalá mañana vuelvan a hacerlo.

28 diciembre 2009 at 23:21 2 comentarios

Estados Unidos Ya Es Un País Civilizado

Quizá piensen que me he equivocado a la hora de titular este artículo y que el sujeto, en vez de ser Estados Unidos, debía haber sido cualquier otro país. Pero nada más lejos de la realidad. La primera potencia económica y militar del momento no cumplía, hasta el pasado 24 de diciembre, los requisitos necesarios para ser considerada una nación civilizada. Al menos teniendo en cuenta lo que yo entiendo como civismo.

Sé que la afirmación traerá cola. Que los norteamericanos tienen una mentalidad distinta a la europea, y que hay que tratar de entender su manera de pensar para valorar sus decisiones políticas. Que para ellos la libertad es sinónimo de democracia, y que el Estado es una especie de ogro que no debe interferir en ningún asunto privado [que son casi todos]. Lo sé todo y, sin embargo, no puedo comprender que cualquier ciudadano estadounidenese no tenga derecho a recibir atención sanitaria.

Debe ser que a Obama [y a otros siete presidentes de EEUU] tampoco le entraba en la cabeza esta idea. Por eso, desde antes de llegar al poder, prometió la puesta en marcha de una importante reforma sanitaria que dotara de atención médica pública a todo aquel que lo necesitara. Sonaba muy bien, como la mayoría de las cosas que propone el afroamericano, pero los sectores más críticos y buena parte de la opinión pública se le echaron encima y tuvo que recular e ir cambiando [suavizando] su discurso.

Pero al final lo ha conseguido. En la víspera del día de Navidad, el Senado ha aprobado la nueva Ley por 60 votos contra 39. Una decisión histórica que ha suscitado todo tipo de reacciones: desde el grito de emoción de la viuda de Ted Kennedy en el propio Senado hasta la comparación de Barack Obama con el malvado personaje de Charles Dickens, Ebenezer Scrooge. Pero, curiosidades a un lado, lo más importante es que, por primera vez en la Historia, la Constitución de Estados Unidos recogerá el derecho de todos los norteamericanos a la atención sanitaria.

Eso sí, que nadie caiga en el error de pensar que en el país norteamericano se va a instaurar una especie de seguridad social española. La opción pública, tal y como la conocemos los europeos, no existe. Pero la ayuda del Estado para pagarse un seguro será inminente e inmediata. Además, según explica El País, ninguna aseguradora podrá rechazar a un paciente por condiciones médicas preexistentes, ninguna compañía podrá expulsar o subir las cuotas de los asegurados que contraigan una enfermedad grave, ningún norteamericano perderá su seguro al perder su puesto de trabajo, todas las empresas estarán obligadas -vía impuestos o multas- a asegurar a sus trabajadores.

Un paso muy importante para la perfección de un sistema que presume de democrático y avanzado en todos sus ámbitos. Y un día de alegría para todos los que creemos que los derechos humanos son importantes, y para los que confiamos en que dentro de unos años nadie pueda poner ningún pero a la entrega del premio Nobel a Barack Obama. Ya está todo un poquito más cerca.

26 diciembre 2009 at 21:20 2 comentarios

El Terrorismo No Descansa Ni En Navidad

Después de tantos días sin escribir en este blog estoy como desentrenada. Sobre todo porque la actualidad sigue su curso y no espera a nadie: lo mismo da que tengas momentos de estrés, como los de la semana pasada, que jornadas de placer, como las de hace sólo dos días. En este período de tiempo han pasado muchas cosas. Desde la agresión a Berlusconi a la muerte del ayatolá iraní disidente, pasando por el regreso de Aminetu Haidar al Sáhara y la lotería nacional de España.

Pero hoy quiero centrarme en algo que ha ocurrido esta misma noche: el asesinato de un político colombiano por parte de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Se llamaba Luis Francisco Cuéllar, tenía 69 años y el pasado lunes fue secuestrado en Florencia, la capital del departamento donde era gobernador. Al parecer, una veintena de hombres armados irrumpieron en su casa, lanzaron una granada para ahuyentar a sus escoltas (a los que terminaron matando) y lo sacaron en pijama contra su voluntad. Hubo varios heridos, pero los secuestradores consiguieron huir en un todoterreno que, horas más tarde, fue hallado calcinado en una zona montañosa cercana.

Aunque los verdugos vestían uniformes del ejército colombiano, desde el primer momento se atribuyó el secuestro a las FARC, que han aumentado su actividad de cara a las elecciones (legislativas en marzo y presidenciales en mayo) y han puesto en peligro ocho meses de negociación. Álvaro Uribe, el Presidente, no tardó en condenar la situación y en ordenar el rescate de Cuellar ofreciendo una jugosa recompensa de 500.000 dólares.

  • ¿Quiénes lo secuestraron? Estos mismos bandidos que quieren hacer de la liberación de los otros secuestrados un show. Estos mismos bandidos que se burlan del país, que se consiguen unos apoyos internacionales para tratar de validar su terrorismo en Colombia

Unas horas más tarde, en la noche del martes más concretamente, los guerrilleros acabaron con la vida del gobernador. Lo hicieron sin hacer ruido y con enorme crueldad, es decir, degollándolo y dejándolo malherido mientras ellos huían.

Yo, cuando pasa algo así, siempre me pregunto el porqué de los hechos. Y siempre llego a la misma conclusión: ninguna. Y es que es muy difícil hacer un análisis sobre este tipo de informaciones. Eso sí, hoy por hoy, puedo decir dos cosas. La primera que el terrorismo, tenga la forma que tenga, está cada día más presente en nuestras vidas (con el riesgo que eso supone). Y la segunda que está claro que mi destino no va a ser Bogotá.

23 diciembre 2009 at 23:26 Deja un comentario

Aminetu, Los Derechos Humanos Y España

Quedan algunas cosas por contar sobre la crisis de Honduras, pero no quería dejar escapar la oportunidad de hablar hoy (Día Mundial de los Derechos Humanos) sobre un tema que, cada día que pasa, resulta más complicado de entender. Me estoy refiriendo a la situación de Aminetu Haidar, la activista saharaui que permanece en el aeropuerto de Lanzarote en huelga de hambre desde hace 25 días, y que hoy ha concedido la primera rueda de prensa.

Para quien no esté al tanto de lo ocurrido, sólo decir que esta mujer de 43 años de edad fue expulsada de Marruecos el pasado 13 de noviembre, cuando las fuerzas armadas del país la metieron en un avión con dirección a Lanzarote, y la retiraron el pasaporte para evitar así su regreso. Desde entonces,  no es ciudadana legal en Marruecos, ni en España, ni en ningún otro país del mundo.

Como medida de presión y de protesta ante todas las injusticias sufridas (las suyas y las de su pueblo, que no son pocas), Haidar comenzó el 15 de noviembre una huelga de hambre que la ha llevado a un estado crítico. Los médicos auguran lo peor y el Gobierno español, por ahora, no ha sido capaz de encontrar una solución a esta crisis. Nada más enterarse de la noticia [y probablemente incapaz de prever la gravedad del asunto], procedió al envío de un emisario de Asuntos Exteriores, Agustín Santos, quien propuso a la activista tres opciones para dar salida a su situación: recibir asilo político, solicitar un nuevo pasaporte o adquirir la nacionalidad española.

Pero Aminetu Haidar no quiere nada de eso: ella es saharaui (no española) y ya tiene un pasaporte en regla que le fue retenido por Marruecos. Cualquier otra opción que no sea recuperar el documento y regresar a casa con su familia implica aceptar que su defensa política pro saharaui no tiene fundamento. Y lo tiene, claro que lo tiene.

Quizá algunos de ustedes no lo sepan, pero España le entregó el Sáhara Occidental a Marruecos y Mauritania a cambio de nada. Primero fue una colonia y, después, una provincia española. Pero en 1976, todo cambió. Las presiones de los africanos y la Marcha Verde fueron suficientes para que España acatara las órdenes de Marruecos y abandonara la zona a su suerte [que nunca ha sido tal]. Sin importar que se tratara de una invasión a un pueblo español, ni que los derechos humanos de miles de personas se estuvieran viendo ultrajados [Luego nos llevamos las manos a la cabeza con la invasión de Irak, la guerra contra Afganistán y estas cosas].

Así que el Gobierno español sí tiene una responsabilidad [y grande] con Aminetu Haidar y con todos sus conciudadanos. Pero es que, además, también la tiene con el resto de españoles, que observamos perplejos cómo la diplomacia de nuestro país es poco menos que ridícula e inservible. El Rey, a quien muchos españoles le otorgan una labor representativa, se ha ofrecido a colaborar en el asunto, pero desde Moncloa han declinado su oferta. Y yo me pregunto: ¿Por qué? ¿Es que acaso tienen algo mejor que ofrecer? Si es así, espero que lo enseñen rápido. Porque esta mujer está a punto de morir y nosotros, como casi siempre, nos iremos a casa sin hacer absolutamente nada por evitarlo.

10 diciembre 2009 at 22:29 3 comentarios

Zelaya No Puede Ser Presidente [Parte II]

Una amiga me comentó el otro día que le parecía mentira que un país tan pequeño como Honduras pudiera estar protagonizando una de las mayores crisis internacionales del momento. Y tiene razón.  El actor principal de los últimos seis meses tiene 112.492 Km2 y poco más de siete millones de habitantes. Su PIB total es de 22.549 dólares y el per cápita de 2.793. En conclusión: es el segundo país más pobre de toda América.

Pero en los últimos tiempos ha alcanzado una magnitud inimaginable: aparece en los medios de comunicación todos los días, forma parte de la agenda internacional de Obama, y la Cumbre Iberoamericana gira en torno a sus elecciones. Pero, dicen los entendidos en el tema, que la fama cuesta y, en este caso, tienen toda la razón.

Después de los sucesos del 28 de junio, explicados en el artículo anterior, tanto los países iberoamericanos, como EEUU y la UE hablaron de golpe de Estado, lo condenaron enérgicamente, y mostraron su apoyo y solidaridad a Zelaya. Por un lado, retiraron embajadores y denegaron visados a políticos hondureños vinculados al gobierno de Micheletti. Por otro, congelaron todas las ayudas económicas que prestaban al país, y que ascendían a más de 120 millones de dólares [30 de EEUU y 92 de la UE].

La Asamblea de Naciones Unidas también exigió la restitución de Zelaya y la supresión del toque de queda de 48 horas que había proclamado Micheletti. La OEA, por su parte, amenazó al nuevo gobierno de Honduras con echar al país de la organización si el mandatario depuesto no era devuelto al poder en el plazo de tres días.

Las calles de Tegucigalpa también se llenaron de zelayistas pidiendo el regreso de su presidente. Los enfrentamientos contra la policía y los partidarios de Micheletti no tardaron en llegar, y las víctimas mortales tampoco. La tensión en las calles de la capital alcanzó su punto álgido el 6 de julio cuando Zelaya había convocado a sus seguidores en el aeropuerto y había anunciado que volvería a pisar suelo hondureño.

ÓSCAR ARIAS Y EL ACUERDO DE SAN JOSÉ

En este escenario de violencia y desentendimiento, el 7 de julio aparece la figura de Óscar Arias como mediador en el conflicto, un anuncio que cuenta con el respaldo de Estados Unidos y los dos presidentes de Honduras: Manuel Zelaya y Roberto Micheletti. El primer encuentro, que se llevó a cabo el 9 de julio, no consiguió reunir físicamente a los dos hondureños, que prefirieron acudir por separado a la cita y mostraron posiciones totalmente enfrentadas. Pero Óscar Arias no perdió su optimismo y convocó a las comisiones de negociación de ambos presidentes para el sábado 18 de julio.

En esta reunión, el costarricense propuso la primera versión del acuerdo de San José, en la que apostaba por el adelanto de las elecciones para el mes de octubre, la restitución inmediata de Zelaya y su renuncia a modificar la Constitución, y una amnistía política que le liberara de todos sus cargos. Todo ello enmarcado en la formación de un gobierno de reconciliación, y una comisión de verificación encargada de garantizar el orden constitucional.

Al igual que en el primer encuentro, los dos protagonistas de la crisis no supieron llegar a un acuerdo en los tres puntos fundamentales de la propuesta: la restitución de Zelaya, la amnistía política y la renuncia expresa a modificar la Constitución. El fracaso de esta segunda ronda de diálogo no hizo sino empeorar con los intentos de Zelaya de llegar a Honduras a través de las montañas de Nicaragua, y con el regreso final como refugiado en la embajada de Brasil, ya el 21 de Septiembre. A partir de ese día, todos los intentos por cooperar con el Acuerdo de San José se truncaron en favor de una guerra verbal y física entre los dos presidentes, que terminó con otros dos civiles muertos.

7 diciembre 2009 at 14:33 Deja un comentario

Zelaya No Puede Ser Presidente [Parte I]

No es que vaya a escribir una novela por entregas, no se asusten. Es, simplemente, que la Crisis de Honduras tiene mucha miga y requiere explicar las cosas una a una. El otro día, por ejemplo, en este mismo blog planteábamos el papel de la Cumbre Iberoamericana en el conflicto [en la que, por cierto, se ha hablado mucho, pero no se ha consensuado nada]. Hoy, sin embargo, vamos a retroceder en el tiempo para justificar – con documentos jurídicos – que Manuel Zelaya Rosales no puede ser Presidente legítimo en Honduras. La primera razón la ha dado hoy mismo el Congreso Nacional del país, que con una importante mayoría ha votado NO a la restitución del ex presidente. Pero esta razón no es la única que evidencia este titular.

Es verdad que el 28 de junio de 2009 Zelaya fue sacado de su domicilio en pijama y a punta de pistola por el Ejército de Honduras que, posteriormente, lo trasladó a Costa Rica. Pero éste no fue el comienzo de la crisis política que todavía mantiene divida a Honduras: tres meses antes, el mandatario centroamericano había convocado una consulta popular para reformar la Constitución y promover su reelección como Presidente. Un hecho que incumplía los artículos 42, 239 y 374 de la Constitución de Honduras, y que terminó con la prohibición expresa de la Corte Suprema de Justicia y el Congreso Nacional.

  • Artículo 42.5: La calidad de ciudadano se pierde por incitar, promover o apoyar el continuismo o la reelección del Presidente de la República.
  • Artículo 239: El ciudadano que haya desempeñado la titularidad del Poder Ejecutivo no podrá ser Presidente o Designado. El que quebrante esta disposición o proponga su reforma, así como aquellos que lo apoyen directa o indirectamente, cesarán de inmediato en el desempeño de sus respectivos cargos, y quedarán inhabilitados por diez años para el ejercicio de toda función pública.
  • Artículo 374: No podrán reformarse, en ningún caso, el artículo anterior, el presente artículo, los artículos constitucionales que se refieren a la forma de gobierno, al territorio nacional, al período presidencial, a la prohibición para ser nuevamente Presidente de la República, el ciudadano que lo haya desempeñado bajo cualquier título y el referente a quienes no pueden ser Presidentes de la República por el período subsiguiente.

Las leyes del país y las llamadas de atención de los organismos democráticos de Honduras, así como la oposición de su propio partido, no fueron suficientes para disuadir al entonces Presidente, que quiso seguir con el referendo y ordenó el reparto de las tarjetas de votación. El General Romeo Vásquez se negó a continuar con este proceso por considerarlo anticonstitucional y, automáticamente, Manuel Zelaya lo destituyó. Un día más tarde, el 26 de Junio, el militar fue restituido en su puesto por el poder judicial, y la Corte Suprema de Justicia acusó formalmente a Manuel Zelaya Rosales de varios delitos, entre ellos el de traición a la patria. Por todo lo anterior, desde este organismo se dictó una orden de busca y captura contra el Presidente, y se autorizó al teniente coronel Rene Antonio Herpburn para entrar en su vivienda y presentarlo ante la Ley [DOCUMENTO JUDICIAL EN PDF].

Tras recibir estas órdenes, el Ejército de Honduras procedió a allanar la morada de Manuel Zelaya en la madrugada del 28 de Junio, jornada en la que todavía estaba convocada la consulta inconstitucional. El grupo de militares, tras capturar al gobernante, lo trasladó al país que preside Óscar Arias, Costa Rica, desde donde el pudo hacer sus primeras declaraciones.

Mientras, en Honduras, el Presidente del Congreso Nacional, Roberto Micheletti, ocupaba la presidencia del país, tal y como exige en estos casos el artículo 242 de la Constitución, y se corría el rumor de que había una carta de dimisión firmada por el recién sustituido [DOCUMENTO EN PDF]. El afectado no tardó en desmentir la noticia, y en llamar a la desobediencia civil de sus seguidores.

  • Artículo 242: Si la falta del Presidente fuere absoluta, el Designado que elija al efecto el Congreso Nacional ejercerá el Poder Ejecutivo por el tiempo que falte para terminar el período constitucional. Pero si también faltaren de modo absoluto los tres designados, el Poder Ejecutivo será ejercido por el Presidente del Congreso Nacional, y a falta de este último, por el Presidente de la Corte Suprema de Justicia por el tiempo que faltare para terminar el período constitucional.

Y así se desarrollaron los sucesos del 28 de Junio que, tengan o no forma de golpe de Estado, lo cierto es que obtuvieron el respaldo de todos los organismos democráticos del país hondureño, y siguieron las pautas marcadas por la Constitución de 1982. Pero la Comunidad Internacional cometió un error: convirtió a un presidente inconstitucional en un mártir, y a la lucha por una restitución ilegal en una acción legítima.

3 diciembre 2009 at 22:57 3 comentarios


Tú Opinas

Lo más leído

Sígueme en Twitter

Calendario

diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031