Archive for marzo, 2010

El “Burka”, Cada Vez Más Lejos

Sé que el tema tiene miga y, sobre todo, que es muy polémico. Pero quiero sacarlo a la luz, reflexionar sobre él e invitar al debate a todos aquéllos que quieran participar. Para contextualizar la idea, una noticia que ha ocupado la edición digital de la mayoría de los diarios españoles y que, a buen seguro, mañana ocupará un lugar importante en las páginas impresas [más aún en estas fechas, cuando las noticias son, digamos, menos noticiosas que de costumbre].

Nos estamos refiriendo a la propuesta de Bélgica, que ya ha dado el primer paso para prohibir el uso del “burka” en lugares públicos. La iniciativa, que todavía tiene que ser votada en el pleno del Consejo y del Senado, ha sido aprobada hoy por la Comisión de Interior de la Cámara de Diputados, que no ve con buenos ojos el uso de prendas de ropa que impidan la identificación de una persona.

Yo tampoco. Lo digo sin paños calientes y a sabiendas de que muchos de los que me lean me tildarán de intolerante. Pero es que, qué quieren que les diga, cada vez estoy más preocupada por la presencia del Islam en Europa. El otro día un amigo con el que suelo comentar estos temas dio en el clavo cuando me dijo: “Yo no estoy dispuesto a perder ni uno solo de mis derechos. Me gusta Europa y me gusta el modelo de sociedad que promulga”. Huelga decir que a mí también y que detrás de esta frase se encuentra el temor a que otras religiones [que determinan la cultura de todos los que la profesan] –la islámica en particular– puedan modificar nuestra forma de vida.

Igual varios de ustedes se muestran indignados porque el uso de este artilugio [el “burka”] les parece que no nos amenaza en absoluto. Al contrario, dirán que nos enriquece y que promueve el multiculturalismo. Quizá sí [o no, como diría Rajoy]. Todo depende de lo que cada uno entienda por multiculturalismo y derechos humanos. A mí, por ejemplo, me parece una grave afrenta para los derechos de la mujer como colectivo, y una falta de adaptación total.

“¿Pero por qué hay que adaptarse?”, me preguntarán algunos. Porque es imprescindible para que exista la convivencia de culturas que pregonan los defensores de este movimiento –el multiculturalismo–. Y porque, aunque ahora cedan ellos, mañana cederé yo. Porque si quiero visitar Irán he de ponerme un pañuelo en la cabeza. Y si no, ni siquiera puedo montar en el avión. Pero claro, entonces nadie se plantea qué ocurre con mis derechos. Es cuestión de respeto.

Pues eso. A respetarnos todos.

31 marzo 2010 at 13:48 1 comentario

Orson Wells Resucita En Georgia

A veces ponemos en duda el poder de los medios de comunicación y, dadas las teorías conspirativas que defienden algunos de ellos, no me parece del todo descabellado. De hecho, soy de las que aconsejan que ciertas informaciones, relacionadas con ciertos temas y provenientes de ciertos medios, se digieran con cierta prudencia. Porque la indigestión, de lo contrario, puede ser ciertamente grave e incómoda.

Sin embargo, a la hora de la verdad, nos creemos todo lo que sale en televisión. Si no, que se lo digan a los ciudadanos georgianos que el pasado sábado sufrieron graves taquicardias [incluso infartos], se desmayaron y hasta, en el caso de una mujer [madre de un soldado], perdieron la vida al pensar que Rusia les había invadido y que su presidente, Mijaíl Saakashvili, había resultado muerto.

Digo pensar porque, como ya se imaginarán ustedes, las imágenes estaban falseadas [que no es lo mismo que ser falsas porque, con el fin de darle el máximo realismo posible, el director del informativo recuperó grabaciones de la guerra real que enfrentó a los dos países en 2008, hace menos de dos años]. Todo sea por dar realismo a una noticia falsa y a un supuesto simulacro que, según sus ideólogos, tenía la intención de “advertir de que existe tal amenaza y de que debemos estar unidos ante ella”.

Para mi sorpresa [y supongo que la de los georgianos], la reacción del presidente Saakashvili [sí, al que mataron en el reportaje, pero que resulta que está vivo] ha sido aplaudir la iniciativa de la cadena por considerar que lo mostrado en el programa “está enormemente cerca de lo que realmente podría pasar” y que  “es lo que tienen en mente nuestros enemigos” [los rusos]. Eso sí, al menos ha recriminado que debería haber aparecido un rótulo que, durante toda la emisión, advirtiera a los espectadores de que se trataba de una ficción.

Porque, igual que hiciera Orson Wells el 30 de octubre de 1938, los ideólogos de este simulacro sólo avisaron a los televidentes [en el caso de Wells oyentes] al comienzo del programa, lo que quiere decir que todos aquéllos que se engancharon a él un minuto más tarde, pensaron que estaban ante un “reportaje especial”, que es lo que aparecía rotulado junto a las imágenes. ¡Pero es que incluso los que vieron el informativo desde el principio señalan que el rótulo pasaba totalmente inadvertido y que, por ello, siempre pensaron que se trataba de una noticia real!

Por todo ello diré que La Guerra de los Mundos y este simulacro son comparables, aunque no creo que estén al mismo nivel. No me digan que no: no es lo mismo simular una invasión extraterrestre que una rusa que, además, ya se llevó a cabo en 2008 y que podría repetirse en cualquier momento.

Más que una réplica es, por tanto, una imitación. De muy mal gusto, por cierto. Porque Orson Wells, a pesar de todo, demostró que los medios de comunicación [la radio] ejercían un gran poder sobre la población. Pero éstos ya lo sabían y lo que realmente han demostrado a sus conciudadanos es que la televisión informativa [o sea, el periodismo audiovisual] cada día es menos creíble, más manipulable y más espectacular [esta vez en el sentido más peyorativo de la palabra].

15 marzo 2010 at 22:21 1 comentario

Un Abrazo A La Vida [Y A Un Amigo Ocupado]

Las últimas entradas que he publicado son muy diferentes al resto y esta última, lejos de volver a la senda habitual, ha preferido seguir marcando fuertemente las distancias. Les cuento todo esto porque, en circunstancias normales, nunca escribiría sobre un tema como éste, más que nada porque hay gente que lo hace mucho mejor que yo y sé que nunca estaría a la altura. Por eso, lo que haría entonces sería descolgar el teléfono, llamar a la persona adecuada y esperar [ansiosa] hasta ver qué enfoque habría decidido darle mi amigo.

Pero resulta que esa persona está hoy demasiado ocupada y, por un período de tiempo que esperemos sea breve, ha abandonado sus quehaceres en el mundo de la blogosfera. Así que aquí estamos, frente a un spot publicitario que, a ojos de una consumidora inexperta, llama mucho la atención.

Quizá sea porque está reproducido a cámara lenta [dicen que para que los espectadores puedan reflexionar sobre lo que están viendo] o porque es muy ilustrativo y no cae en la vulgaridad de mostrar imágenes desagradables, pero lo cierto es que me ha parecido digno de comentar. Y eso que, todo hay que reconocerlo, es bastante pasteloso, sensiblón o como quieran decirlo.

Al margen de estos comentarios, el anuncio ha sido creado por la ONG inglesa Sussex Safer Roads Partnership (Asociación para unas carreteras seguras de Sussex) y, desde su publicación en Internet hace aproximadamente un mes, ha tenido casi 2.5 millones de visitas en Youtube, así como plataformas de apoyo en herramientas sociales como Facebook o Twitter. Además, ha sido emitido en televisión en varios países del mundo [EEUU y Canadá, entre ellos] y el diario El País le dedicaba ayer una noticia en exclusiva.

Sin más dilación, les dejo con este spot tan curioso que, desde mi punto de vista, simboliza un pequeño homenaje a la creatividad, a la prudencia y, en cierta medida, a las entradas del blog de mi amigo, que tanto se echan de menos. ¡Ah! Intenta concienciarnos del uso del cinturón de seguridad, que con la emoción casi se me olvidaba.

5 marzo 2010 at 19:59 1 comentario

Una Ignorante Y El Mundo Del Toreo

Nunca me han gustado demasiado los toros. No por cuestiones relacionadas con los derechos de los animales ni nada parecido, sino porque no los entiendo y, por consiguiente, me aburren una barbaridad. Además, las corridas que he tenido oportunidad de ver a lo largo de mi vida [que son pocas, todo hay que decirlo] se han desarrollado en pueblos donde hacía un calor insoportable y, ciertamente, no guardo buen recuerdo de ellas.

Luego está la filosofía del torero, que nunca ha llegado a entusiasmarme del todo: con ese traje tan hortera, los movimientos tan elegantes compañados con el grito “eh” y, bueno, ese tipo de cosas que los expertos valorarán en su justa medida, pero que a mí ni me van ni me vienen [sin duda por mi ignorancia].

Sin embargo, no me considero antitaurina. Me he dado cuenta esta mañana mientras reflexionaba larga y tranquilamente sobre el tema. La verdad es que no me han convencido ninguno de los argumentos que se han dado en los periódicos [sobre todo en ABC]: que es una fiesta nacional, que forma parte de la cultura mundial, etc. Ni siquiera lo que un día me dijo un amigo: “sin los toros, esos animales se extinguirían”.

Lo que me ha hecho tomar una posición favorable a este deporte/cultura/espectáculo ha sido una cuestión más sentimental que otra cosa. Porque he pensado en el futuro, dentro de diez años, y me he imaginado con un hijo de la mano que, después de echar un vistazo a algún periódico de estos tiempos, de repente me diría: “Mamá, ¿quién es ese? -Señalando, pongamos, a José Tomás-“. Y yo le contestaría: “Hijo, era un torero”. “¿Un qué?”, insistiría él. “Un torero, un hombre que hace mucho tiempo salía a una plaza redonda muy grande para evitar con una capa roja [o rosa y amarilla] que le pillara un toro”, diría yo. Y mi hijo probablemente no entendería nada, pero le daría igual y seguiría comiéndose su bocata tan tranquilamente.

El problema, entonces, sería yo. Que, una vez más, pensaría que he crecido en otro mundo: con pesetas, con cabañas, con cintas de cassete, con pueblo, sin ordenador y, lo peor de todo, pensaría que hemos acabado con todas las tradiciones de este país. Y que no sólo hemos cambiado de siglo y de milenio, sino que también hemos cambiado de era y, tristemente, de vida.

4 marzo 2010 at 18:22 1 comentario

Un Mundo De Locos

Hace diez días que no escribo en este blog, pero seguro que algunos ya imaginaban que la siguiente entrada iba a estar dedicada exclusivamente a Hugo Chávez. Yo también lo creía, la verdad. Motivos no faltan. Incluso diré que tenía la estructura en la cabeza: empezar reflexionando sobre la vinculación del venezolano con ETA y las FARC, seguir reconociendo que me habría esperado cualquier cosa, pero no ésta, y terminar comentando las [digamos extrañas] declaraciones que ha hecho estos últimos días. Más concretamente, las frases que reproduzo a continuación:

  • “Eso son restos todavía, tristes restos, de las antiguas cadenas que algunos quisieran colgarnos de nuevo aquí al cuello, pero nosotros somos libres”
  • “Ante esta condena de la Real Audiencia [se refería a la Audiencia Nacional], a mí me honra, y voy a decir: condenadme. La historia me absolverá”

¿Qué decir? Muchas cosas y, al mismo tiempo, nada. Mejor esperar y que sea la Justicia quien hable. Aunque sea tarde. Además, hay muchas otras noticias [la mayoría del día de ayer] que también merecen su comentario. Por ejemplo,la extradición de De Juana Chaos, que cada vez está más cerca de convertirse en una realidad. Y es que el pasado lunes, los tribunales de Irlanda del Norte fallaron en favor del regreso del etarra a España para ser juzgado.

Pero su defensa no quiere tirar la toalla y, por eso, va a recurrir Tribunal de Apelaciones de Belfast [está en todo su derecho] apelando a la “depresión” y el “estrés” que le produciría volver a este país [esto, como comprenderán, carece de todo sentido y casi te obliga a soltar una carcajada cuando lo lees. Más que nada porque el estrés y la depresión podríamos tenerlo el resto de los españoles por su presencia]. Pero bueno, también se verá en los próximos meses.

Menos relevante pero igualmente curioso me ha parecido el artículo que publicada ayer El País en referencia a un “efecto 200o retardado” que ha afectado a todas las PlayStation 3. Al parecer, el 1 de marzo [el lunes] las consolas dejaron de funcionar al conectarse  a la red interna de servicios  de Sony, y perdieron buena parte de los datos que cada usuario tenía allí almacenados. Para muchos, un desastre. Para mí, una curiosidad. Y para todos, una anécdota que ya se ha solucionado.

Mención aparte merecen las [digamos también extrañas] declaraciones de Willy Toledo respecto de la muerte de Orlando Zapata, el disidente cubano “preso de conciencia” que falleció tras mantener una huelga de hambre de 85 días. Sin entrar en valoraciones ideológicas [pero explicitando que las dictaduras, sean del ala que sean, son dictaduras], sus palabras están totalmente fuera de lugar puesto que de ellas se extrae un mensaje muy peligroso: es un delincuente común y, por tanto, no importa que haya muerto.

No seré yo quien defienda a capa y espada el sistema carcelario español [que aboga por la reinserción de los presos] porque, ciertamente en ocasiones, me parece extremadamente ridículo. Pero tampoco hay que perder de vista lo que significa la vida humana y lo delicados que son los casos relacionados con presos políticos. Sobre todo, y siento decirlo, cuando están donde están y viven con el régimen político que viven.

Para terminar esta entrada tan diferente al resto [en contenido y forma], he pensado que lo mejor es darle un toque de humor al asunto. Así que, sin más dilación, les dejo una viñeta de Forges que, a mi entender, es muy ilustrativa y muy graciosa.

3 marzo 2010 at 22:27 Deja un comentario


Tú Opinas

Sígueme en Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Calendario

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031